“No se trata de prohibir la soja sino de ponerla en un buen contexto”

Entrevista con el ingeniero agrónomo Ernesto Viglizzo, coordinador del Área Estratégica de Gestión Ambiental del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) de la República Argentina. Por Martín Pardo

ViglizzoIntaEntrevEl Ing. Agr. Ernesto Viglizzo es coordinador del Área Estratégica de Gestión Ambiental del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) de la República Argentina. En conversación con CLAES, el experto en temas ambientales sostuvo que el ordenamiento territorial es un elemento primordial para garantizar los necesarios equilibrios en la relación entre ganadería, agricultura y ambiente. También describió las principales tareas que se están realizando desde el área de Gestión Ambiental del INTA, reconociendo que “hay armonías muy difíciles de abordar”. En su exposición en el marco del Seminario Internacional “Sistemas Ganaderos en el monte chaqueño” realizado en Formosa, Argentina, Viglizzo indicó que la expansión de la agricultura en la región ha venido generando cambios agroecológicos de gran significación.

¿Cuáles son sus principales tareas como coordinador estratégico de Gestión Ambiental en el INTA?

Básicamente tengo dos actividades, hago investigación en agroecología (que es mi especialidad), y por otro lado coordino un Programa que se llama “Área Estratégica de Gestión Ambiental” del INTA.

Ésta área tiene como misión agregarle una visión estratégica a las políticas tecnológicas de la institución y tratamos de atacar todos los problemas que cortan transversalmente a todo el país. Es decir, no están focalizados en una sola región, sino que son problemas que tienen una dimensión nacional. Ahí priorizamos aquellas líneas de trabajo que están menos desarrolladas en la institución. Algunas de esas líneas son muy novedosas como puede ser realizar un gran programa sobre ordenamiento territorial, entre los cuales la expansión de la soja aparece como uno de los elementos que lo motivan.

Además tenemos un Programa de contaminación y desertificación agrícola, un problema que cada vez preocupa más. El tema del riego complementario también nos ocupa, buscando estudiar el tema de los acuíferos donde tenemos un vacío total, una especie de gran caja negra.

Así vamos definiendo los problemas desde distintas escalas geográficas, o sea hay temas que no sólo tienen implicancias locales sino que se proyectan a una escala mucho mayor. Por ejemplo la contaminación de aguas altas puede contaminar toda una cuenca. Estamos abordando todo ese tipo de problemas, lo que se relaciona con el secuestro y el mercado de carbono. También trabajamos el tema de la eco-certificación, que en Uruguay es un tema de gran interés ya que se promueve la carne certificada y la identificación con la marca Uruguay Natural.

Al cierre de su exposición nos hablaba de desarrollo sostenible y planteaba una especie de encrucijada: generar un equilibrio entre la conservación ambiental, la equidad social y la rentabilidad económica. Esa cuestión no parece nada sencilla de resolver en la medida que se involucran muchos actores e intereses. ¿Cómo se aborda desde el INTA esta situación que no sólo se presenta en la Argentina sino en todos los países de la región en lo que refiere a agricultura y ganadería?

El INTA la aborda a escala institucional. Se considera cada uno de esos ejes: el económico, el social y el ambiental. Se intenta integrarlos desde grandes programas nacionales. De hecho el INTA está invirtiendo como nunca en estudios socioeconómicos relacionados con la pequeña producción, hay grandes programas. Hay un Programa Nacional de Territorios donde se intentan encontrar las armonías que son muy difíciles de abordar, además el INTA no tiene decisión política sobre lo tecnológico. Es así que se busca otro enfoque, viendo qué tecnologías pueden ayudar al pequeño productor a seguir produciendo dentro de un modelo sustentable.

Particularmente desde su especialidad, no tanto desde un plano institucional, ¿cómo observa este vertiginoso proceso expansivo del cultivo de soja que a nivel regional produce fuertes impactos sociales y ambientales?

Para eso estamos diseñando el Programa de Ordenamiento Territorial ya que por lo menos en la Argentina hemos observado que al territorio lo ordena el mercado y no el Estado. Estamos tratando de darle un encasillamiento tecnológico a eso, no se trata de prohibir la soja, ni luchar contra la soja, tratamos de encarrilarla, de ponerla en un buen contexto. De hecho, es lo que están haciendo los actores privados, la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa es muy grande e importante y gran parte de ellos son productores sojeros que también se están ocupando de la problemática de los suelos. El INTA está intentando mirarlo desde una perspectiva territorial más amplia.

¿Qué opinión tiene sobre el conflicto que, vinculado al tema soja, hoy mantiene enfrentados al gobierno argentino y a la empresa multinacional Monsanto por los derechos de propiedad intelectual sobre la semilla?

Yo no tengo una opinión formada sobre eso porque no conozco de leyes. El punto es que hay un conjunto de leyes nacionales que se oponen a leyes internacionales. Entonces es muy difícil, de hecho no está resuelto el problema. Sé que hay otros países que también están con ese tipo de conflictos.

¿El INTA también está trabajando estos temas desde una perspectiva regional? Es decir, en la medida que estas problemáticas son compartidas en varios países de la región, ¿existe alguna instancia donde se coordine o intercambie información entre actores en la búsqueda de una estrategia de carácter regional para el abordaje de estas cuestiones vinculadas al desarrollo sostenible?

INTA participa de una cantidad de instituciones trasnacionales que atacan estas problemáticas, una de ellas es PROCISUR que tiene sede en Montevideo precisamente. Yo allí coordino el Programa de Eco certificación de PROCISUR. Hay otras organizaciones en las que INTA participa como un componente más.

Esta entrevista fue realizada en el marco del Seminario Internacional “Sistemas Ganaderos en el monte chaqueño” realizado en Formosa, Argentina, en junio de 2006.

M. Pardo es politólogo y analista de información de CLAES (Centro Latino Americano de Ecología Social). Publicado en el semanario Peripecias Nº 2 el 21 de junio 2006.