Situación actual y retos de la producción orgánica en México

Laura Gómez Tovar,  Manuel Ángel Gómez Cruz y Rita Schwentesius – La agricultura orgánica, también conocida como ecológica o biológica se refiere a aquella que excluye el uso de agrotóxicos y prácticas contaminantes como los fertilizantes y plaguicidas de síntesis química, hormonas, aguas negras, radiación y transgénicos. Es una agricultura que mantiene y mejora la salud de los suelos, los ecosistemas y las personas. Se basa en los procesos ecológicos, la biodiversidad y los ciclos adaptados a las condiciones locales; combina tradición, innovación y ciencia para favorecer el medio ambiente, promover relaciones justas y una buena calidad de vida (IFOAM, 2012)

Para el 2012 la superficie orgánica mundial, incluyendo el área no agrícola, se había incrementado a 80 millones de hectáreas, de este total 37 millones son de superficie agrícola y pecuaria y el resto se ocupa en otras actividades (apicultura, recolección, acuacultura, etc). Entre los países con mayor desarrollo en superficie destacan Australia, Argentina, Estados Unidos, Brasil, España y China (FiBl-IFOAM, 2013).

México ocupa el tercer lugar mundial por número de productores orgánicos (129 mil), cultiva una superficie cercana a las 500 mil hectáreas, genera 400 millones de dólares en divisas y 172 mil empleos (estimación CIIDRI, 2013). Se tienen más de 650 unidades orgánicas de producción (considerando a las organizaciones de productores como una unidad de producción) y la actividad dominante se refiere a la producción agrícola con 91.6% del total de las unidades y 97.2% del total de los productores.

La actividad orgánica se concentra de forma importante en el Sur coincidiendo con la diversidad étnica y ambiental de la nación; se destaca la participación de pequeños productores organizados, cerca de la tercera parte son mujeres y más del 88% son indígenas. Se producen más de 70 cultivos distintos, destacándose el café, las hortalizas, los cítricos, entre otros. También se producen diferentes tipos de carnes, lácteos, miel, huevo, productos de recolección, etc.

Más del 80% de la producción se exporta a Estados Unidos, muchos países europeos y Japón. En el mercado nacional es posible encontrar a los productos orgánicos en algunos supermercados, tiendas especializadas, tiendas naturistas, hoteles, y en los 28 mercados y tianguis orgánicos que existen.

En México operan más de 15 agencias de certificación internacional. Siendo CERTIMEX la única agencia mexicana con reconocimiento y acreditación en los mercados de Estados Unidos, Canadá, Unión Europea y Japón, en la actualidad reporta la certificación de café, ajonjolí, amaranto, jamaica, hortalizas, mango, aguacate, arándano, manzana, jugo de naranja, jarabe de agave, miel, mezcal, leche y derivados de leche, etc., producidos en 20 estados del país, con una mayor producción en los estados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Yucatán, Quintana Roo, Jalisco, Guanajuato y Nuevo León

Las bondades de la producción orgánica pueden resumirse en las de carácter ambiental (huella de carbono baja, siendo una agricultura amigable con el planeta al conservar el suelo, el agua y los recursos naturales en general), de carácter económico (permite a los agricultores más recursos económicos producto de su actividad en el campo y en áreas de procesamiento); y de carácter social (generación de empleos, formación de cuadros campesinos en las organizaciones, entre otras).

Entre los retos que enfrenta la actividad se tiene la carencia de una política integral y de fomento, un marco normativo incompleto (aún no se instrumenta la Ley de Productos Orgánicos), limitada formación de cuadros técnicos y baja transferencia de tecnología, falta de apoyos para la transición, infraestructura, comercialización y para el acopio de la producción, así como la falta de promoción y desarrollo del mercado nacional.

 

Los autores son respectivamente Investigadora de la Universidad Autónoma Chapingo (CIIDRI) y Presidenta del Consejo Directivo de Certimex; Director del CIIDRI-Universidad Autónoma Chapingo; e Investigadora miembra del CIIDRI-Universidad Autónoma Chapingo. Publicado originalmente en Imagen Agroopecuaria, abril 2013.