Agricultura orgánica en México: costosa y rentable

AgroecologiaMxLa agricultura orgánica en México es un negocio costoso pero cada vez más rentable. Desde hace cinco años la familia de Aurelio Luna busca generar utilidades con la comercialización de alimentos orgánicos que cosecha en un terreno de dos hectáreas en el Distrito Federal.

Su objetivo está cerca. Para él es más caro valerse de los medios para conservar los nutrientes naturales de la tierra que utilizar plaguicidas y agroquímicos para combatir infecciones de hortalizas.

Por eso es que los productos orgánicos son hasta 30% más caros en el mercado, según el estudio “Alimentos orgánicos encuentran nicho de crecimiento en México”, publicado en febrero de 2011 por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés).

Para obtener rendimientos, en el DF se requieren mínimo mil metros cuadrados de invernadero, considera Aurelio, que en 2013 estima obtener una ganancia neta por la venta de hortalizas orgánicas valuada en 99 mil 570 pesos, necesarios para reinvertir el próximo año.

A diferencia de la agricultura convencional, en la orgánica se requiere conservar el equilibrio del medio ambiente que rodea el terreno de cultivo, pues su contaminación perjudica la cosecha. Y es que se evita el uso de fertilizantes y pesticidas para garantizar la salud de los consumidores. El respeto por el entorno es fundamental para que la operación de la hortaliza sea sostenible, pues productores orgánicos como Aurelio se valen de los recursos hídricos del lugar donde se ubica su terreno. “Mientras más agua tengamos aquí, el negocio es sembrar más”, expresa el presidente del Paraje Los Cedros, una cooperativa familiar ubicada en San Nicolás Totolapan, Distrito Federal.

Con parches amarillos que coloca a un costado de los zurcos y plantas de distintas clases sembradas a un costado de la hortaliza, este agricultor atrapa plagas que alteran los nutrientes de la cosecha.

Aunque estos factores incrementan el costo de los alimentos orgánicos para el consumidor final, este es un mercado al alza tanto en México como en el mundo, y los altos precios son una ventaja cuando hay clientes dispuestos a pagar por ellos. En México, “los consumidores de productos orgánicos tienden a pertenecer a la clase social media y alta, y están dispuestos a pagar un precio premium por estos productos”, postula el texto del USDA.

Enfoque en el exterior

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, la información sobre las ventajas nutricionales de productos orgánicos y la conciencia ecológica de los consumidores es el principal incentivo que eleva la demanda de estos productos. La demanda mundial de productos orgánicos crece entre 20% y 30% al año.

Aunque en México el problema de sobrepeso ha incrementado la demanda de productos orgánicos en busca de la salud del consumidor, la mayoría de la producción nacional se destina al exterior.Así, 10% de las exportaciones agrícolas de México son de productos orgánicos, según la agencia pública de vinculación comercial ProMéxico.

En nuestro País, las órdenes requeridas para surtir los nichos de mercado todavía no son de “gran volumen”, a diferencia de la demanda del exterior, por lo que al productor nacional le conviene beneficiarse con ventas a Estados Unidos y Europa, precisa Soledad Hernández, directora de The Green Corner, cadena minorista de productos orgánicos en el Distrito Federal con vínculo con los agricultores.

Según ProMéxico, Europa se postula como uno de los principales mercados de productos orgánicos con un crecimiento de 48.8% entre 2010 y 2015, año en el que el mercado de alimentos valdría 36.8 miles de millones de dólares.

Por la demanda internacional y la vocación agrícola del país, México es una potencia mundial en producción orgánica, con 17 mil hectáreas cosechadas en 2011, según el estudio “El sector alimentario en México 2012” del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En este sector destacan productos como café, miel, aguacate, maíz, cacao, semillas de ajonjolí, nopal, granos de vainilla y leche.

Cuentas en la cadena de producción 

La consolidación de la rentabilidad de la producción orgánica en México depende de consumidores informados sobre los beneficios de estos alimentos. Mientras la demanda aumenta, Aurelio se vale de todos los medios para que sus parcelas sean suficientes para el autoconsumo y la reinversión. Cosecha 14 toneladas anuales de jitomate y una de hortalizas en los mil 100 metros cuadrados que abarcan sus dos invernaderos. En zurcos colindantes cuenta con árboles de manzana y ciruela, vende composta a base de lombrices y cría conejos para autoconsumo. En total obtendrá ingresos por 251 mil pesos este año y absorberá 151 mil 430 pesos en gastos, y le deja ganancia de 100 mil pesos.

Green Corner le compra el kilo de tomate a 16 pesos y lo vende en 22.85 pesos. El objetivo de la compañía es destinar 80% de sus ingresos al productor y 20% utilizarlos para solventar gastos de operación. Aunque por ahora 70% va para el agricultor y 30% para renta, agua, luz, teléfono, gas, nómina y gastos administrativos. Con esta distribución la empresa cuenta con los recursos suficientes para dar servicio, y tras nueve años de operación este es el primero en que se espera la generación de utilidades.  Cuenta con cuatro sucursales en el Distrito Federal. En su sucursal de Coyoacán la empresa ahorra entre 35% y 40% del gasto de luz con el uso de paneles solares. Green Corner anuncia en las etiquetas de todos sus productos (alimentos, artículos de aseo personal y de limpieza) los datos de contacto de fabricantes, de manera que el consumidor y cualquier otro comercializador pueden establecer trato con agricultores.

Mercado en ascenso

La producción de alimentos orgánicos es cada vez mayor en México. Nuestro país se ubica entre los primeros 20 productores de alimentos orgánicos del mundo, el primero de café y el tercero de miel de este tipo, de acuerdo con la USDA.

La producción de alimentos orgánicos en México se ubica por debajo de 1% en el sector agrícola, pero va en aumento. En 2007 representó 0.049% de la cosecha, en 2009 creció a 0.07% y para 2011 alcanzó 0.09% según Inegi.

Actualmente la producción orgánica en México la realizan pequeñas y medianas empresas y cooperativas, señala el USDA. Los productos se comercializan en “pequeñas secciones” de supermercados, en tiendas especializadas, internet y en mercados de los propios productores.

Alimento orgánico 

¿Qué es?

Se denomina alimento orgánico al producto agrícola o agroindustrial que se produce bajo un conjunto de procedimientos denominados “orgánicos”.

Estos procedimientos tienen como objetivo principal la obtención de alimentos sin aditivos químicos ni sustancias de origen sintético y una mayor protección del medio ambiente por medio del uso de técnicas no contaminantes.

Según definió la FAO en 1999, “lo que distingue a la agricultura orgánica es que están prohibidos casi todos los insumos sintéticos y es obligatoria la rotación de cultivos para fortalecer el suelo.

Las reglas básicas de la producción orgánica son que están permitidos los insumos naturales y prohibidos los insumos sintéticos”.

Valor 

El mercado crece entre 20% y 30% cada año.

30% más caros se calcula que cuestan los productos orgánicos.

36.5 miles de millones dólares el mercado en Europa para el año 2015, calculan.